Abuso físico


El abuso físico ocurre cuando una persona usa la fuerza física contra otra persona, es decir, es cualquier tipo de fuerza física que te hiere o pone tu salud en peligro. Este tipo de violencia también puede incluir restricción de la libertad contra tu voluntad, amarrándote o encerrándote en un espacio.


Por lo que esto puede implicar cualquiera de los siguientes actos violentos:


  • Agitar, abofetear, empujar, punzonar o rascar
  • Patear
  • Escupir o morder
  • Tratar de estrangular o ahogar
  • Usar armas u objetos que puedan lastimarte.
  • Conducir peligrosamente
  • Destruir bienes y tirar cosas
  • Abusar de niños o mascotas
  • Dejar a alguien fuera de su casa o encerrarlo dentro de la casa
  • Privar de sueño y comida
  • Alimentar forzosamente
  • Controlar físicamente (atar a alguien contra la pared o la cama)


Lo que necesitas recordar


  • El abuso físico en una relación íntima (romántica o sexual) también se llama violencia doméstica.
  • La violencia es un delito.
  • Su comportamiento violento es siempre su responsabilidad, no tuya.
  • El abuso nunca está bien ni es justificable.
  • Sea lo que digan, su violencia nunca es aceptable.
  • La violencia no es una representación de cariño o amor.
Nota Importante

La información descrita en esta página es una descripción general de este tema y sus síntomas, sin embargo, su manifestación real es distinta para cada persona. Si consideras que tú o alguien que conoces posee alguna o varias características mencionadas, te recomendamos siempre acudir y consultar con un profesional de la salud mental.

Busca a nuestros profesionales en todos los departamentos de Guatemala

Encuentra psicólogos clínicos, educativos y psicopedagogos en toda la República de Guatemala