Discapacidad Intelectual


La discapacidad intelectual es una discapacidad caracterizada por limitaciones significativas tanto en el funcionamiento intelectual como en el comportamiento adaptativo, que abarca una gama de habilidades sociales y prácticas cotidianas. Esta discapacidad se origina antes de los 18 años.

Una persona con discapacidad intelectual tiene ciertas limitaciones en las funciones intelectuales como comunicarse, cuidarse a sí misma y tiene habilidades sociales limitadas. 

Estas limitaciones hacen que un niño se desarrolle intelectualmente más lentamente que otros niños. Es posible que a estos niños les lleve más tiempo caminar, hablar y cuidarse a sí mismos que el niño típico. 

Es probable que los niños con discapacidad intelectual tengan dificultades para aprender en la escuela. Ellos sí aprenden, sólo les lleva más tiempo. Aun así, ciertas cosas probablemente resultarán imposibles de aprender para algunos de estos niños.

La discapacidad intelectual implica problemas con las habilidades mentales generales que afectan el funcionamiento en dos áreas específicas:

  • Funcionamiento intelectual: como el aprendizaje, la resolución de problemas, el juicio.
  • Funcionamiento adaptativo: actividades de la vida cotidiana como la comunicación y la vida independiente.


La discapacidad intelectual en los niños


¿Cómo se ve una discapacidad intelectual en los niños? Las discapacidades intelectuales se manifiestan de diversas maneras. Por ejemplo, los niños con impedimentos intelectuales pueden:

  • Sentarse, gatear o caminar más tarde
  • Tardarse en hablar
  • Tener problemas para recordar
  • Tener dificultad con las reglas sociales
  • Tener dificultad para entender las consecuencias de las acciones
  • Tener problemas para resolver problemas y pensar de manera lógica

Los niños con discapacidad intelectual pueden tener impedimentos en:

  • Razonamiento
  • Planificación
  • Pensamiento abstracto
  • Juicio
  • Juicio académico
  • Aprendizaje experimental

Las personas con una discapacidad intelectual a menudo tienen una variedad de opciones de ayuda y apoyo a su disposición. Si bien las discapacidades intelectuales no se pueden curar, los programas de educación especial y la capacitación pueden comenzar a ayudar a un niño, incluso a una edad temprana, a través de programas de intervención temprana.

Si sospechas que tu hijo tiene un trastorno intelectual del desarrollo, consulta a un profesional de la salud mental y habla con franqueza acerca de tus inquietudes. Muchos de estos niños llevan una vida plena y feliz cuando reciben la atención y la ayuda adecuadas.

Nota Importante

La información descrita en esta página es una descripción general de este tema y sus síntomas, sin embargo, su manifestación real es distinta para cada persona. Si consideras que tú o alguien que conoces posee alguna o varias características mencionadas, te recomendamos siempre acudir y consultar con un profesional de la salud mental.

Otros profesionales

Te recomendamos considerar y contactar a otros psicólogos con quienes podrías trabajar.