Dependencia emocional


La dependencia emocional es como cualquier otra dependencia de drogas. Como el que tiene una adicción al alcohol, la cocaína, el tabaco, etc., las personas emocionalmente dependientes sufren un fuerte apego a su pareja.


En otras palabras, la dependencia emocional es un patrón crónico de demandas afectivas frustradas, que buscan desesperadamente satisfacerse mediante relaciones interpersonales de apego patológico.


La dependencia emocional afecta tanto a hombres como a mujeres. La persona emocionalmente dependiente tiene una necesidad extrema y constante de afecto y un miedo terrible de ser abandonada por una pareja.


Normalmente, estas personas tienden a cubrir su necesidad de afecto con relaciones complicadas. Pueden llevarlos a descuidar su trabajo, sus amistades e incluso distanciarse de su familia. Esta situación lleva a la persona dependiente a una espiral peligrosa de la que a veces es difícil escapar.


Por lo general, el patrón dependiente se repite con cada compañero, no es una cosa única. La persona emocional buscará parejas que mantengan y agraven esa dependencia. Tienden a buscar personalidades dominantes, posesivas, narcisistas, egocéntricas y desconsideradas que, en algunos casos, pueden llegar incluso al abuso físico y/o abuso psicológico.


Las siguientes señales de alerta pueden indicarte si estás en una relación de dependencia emocional:


  • Experimentas angustia o miedo exagerado al abandono
  • Pierdes tu individualidad al poner toda tu atención en tu pareja
  • Tus emociones dependen completamente de las acciones de la otra persona
  • Tienes un deseo e impulso desmedido por saber y controlar a tu pareja
  • Sientes que no puedes ser feliz o salir adelante sin la otra persona
  • Tienes miedo a la soledad y ruptura
  • Idealizas a la otra persona

Contamos con el apoyo de: