Imagen corporal


La imagen corporal es la percepción que una persona tiene de su yo físico y los pensamientos y sentimientos, positivos, negativos o ambos, que resultan de esa percepción.


La imagen corporal y la autoestima influyen directamente entre sí y sobre tus sentimientos, pensamientos y comportamientos. Si no te gusta tu cuerpo o una parte de tu cuerpo, es difícil sentirte bien con todo tu ser. Lo contrario también es cierto; si no te valoras a ti mismo, es difícil notar las cosas buenas y darle a tu cuerpo el respeto que merece.


La imagen corporal saludable es más que simplemente tolerar como te ves o lo que no te gusta de ti mismo. Una imagen corporal saludable significa que realmente aceptas y te gusta la forma en que te ves en este momento, y no estás tratando de cambiar tu cuerpo para que se ajuste a la forma en que piensas que debes lucir.


Contar con una imagen corporal positiva significa reconocer las cualidades y fortalezas individuales que te hacen sentir bien contigo mismo más allá del peso, la forma o la apariencia, y resistir la presión para luchar por el mito del cuerpo "perfecto" que ves en los medios, en línea, en tus comunidades.


Una imagen corporal negativa, por otro lado, implica una percepción distorsionada de la forma de uno. La imagen corporal negativa o insatisfacción corporal implica sentimientos de vergüenza, ansiedad e inseguridad.


Las personas que experimentan altos niveles de insatisfacción corporal sienten que sus cuerpos tienen defectos en comparación con los demás. Asimismo, tienen más probabilidades de sufrir sentimientos de depresión, aislamiento, baja autoestima y trastornos de la alimentación.


Una imagen corporal poco saludable o negativa es creer que tu cuerpo no es lo suficientemente bueno:

  • Crees que tu apariencia determina tu valor como persona.
  • Te concentras en intentar cambiar la forma de tu cuerpo.
  • Comparas con frecuencia tu cuerpo con el de otros y sientes que tu cuerpo es defectuoso en comparación con los demás.
  • Sientes que no eres lo suficientemente bonita o musculoso.
  • Pensar o decirte comentarios despectivos sobre tu cuerpo.
  • Te autoexaminas obsesivamente en los espejos o evitas los espejos por temor a sentirse decepcionado/a.
  • Te preocupas por el peso, la forma o el tamaño de tu cuerpo.
  • Llevas a cabo comportamientos poco saludables como un medio para cambiar tu peso o forma, como hacer dieta, saltarte comidas, ayunar, fumar cigarrillos, vomitar o tomar laxantes (anorexia y bulimia).

Contamos con el apoyo de: